El estudio de la pisada, garantía de salud articular futura

PisadaCon cada paso que das, tus articulaciones tienen que soportar unas tres veces tu peso corporal. Dejando aparte la evidente necesidad de mantener un peso equilibrado que no "machaque" las articulaciones, la forma en que pisas va a determinar tu salud postural.

Una pisada incorrecta puede traerte problemas que van desde un simple esguince hasta la artrosis de cadera, pasando por patologías como la fascitis plantar o el espolón calcáneo, consideradas leves pero que pueden llegar a condicionar bastante tu calidad de vida.

El estudio biomecánico de la pisada consiste en un análisis del pie en posición estática y también en movimiento, y también incluye cómo se relaciona el pie en movimiento con el tobillo, la rodilla, la cadera y la columna. 

Un estudio de la pisada completo incluirá, al menos:

  • Una primera exploración de los músculos y articulaciones en camilla.
  • El análisis de la huella plantar (en la huella de tu planta del pie está escrito cómo caminas, si erosionas más un lado que otro, etc.),  y el análisis de la postura. Se suele utilizar para ello una plataforma de presiones, que registra la distribución de presiones en la planta del pie.
  • El análisis dinámico o en movimiento de la pisada, mediante la mencionada plataforma de presiones.
  • Un buen estudio filmará a alta velocidad la pisada en movimiento, registrando movimientos anómalos que no serían captados en tiempo real. 
  • Análisis del movimiento en 3D para detectar dismetrías, desviaciones, etc. en la pisada en movimiento, en relación con la totalidad del cuerpo.

El estudio biomecánico de la pisada permitirá a los profesionales evaluar la funcionalidad del pie en su totalidad, el rango de flexión del tobillo, el funcionamiento de la articulación del primer dedo, la flexibilidad de la musculatura, dismetrías de los miembros inferiores, etc. En el caso de que el problema sea un exceso de pronación, hay que determinar el grado de dicho exceso, qué parte del pie está desviándose, por qué está sucediendo, si hay diferencias de un lado a otro, etc.

Ahora estamos ya familiarizados con técnicismos como "ser pronador" o "ser supinador", gracias a Decathlon y otras cadenas deportivas que fabrican el calzado deportivo teniendo en cuenta la forma de pisar de cada uno. La pronación implica que inclinas el pie hacia adentro al caminar o correr, y la supinación todo lo contrario; que tu pie en movimiento tiende a ir hacia afuera. Una forma "casera" de verlo es observando la huella que dejas al salir de la ducha, que te indicará dónde estás haciendo la presión en la planta del pie al caminar.

En cualquier caso, el estudio biomecánico de la pisada es algo que como fisioterapeutas aconsejamos por su carácter preventivo. Conociendo tus defectos de pisada puedes evitar patologías posteriores derivadas de caminar mal durante toda una vida. Las soluciones una vez que se ha detectado el defecto, pasan por la educación de la postura, la potenciación de determinada musculatura, los estiramientos o la colocación de unas plantillas que corrijan la desviación de la pisada. Un paso hacia la salud corporal.

 

Publicado en: Blog Etiquetado con: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*