Espondilosis, ¿eso qué es?

ColumnaLa espondilosis u osteoartritis espinal no debe ser confundida con la espondilitis anquilosante, de la que hablamos en este otro artículo aquí en el blog de Al Fisio. La espondilosis es también una forma de artritis, pero a diferencia de la espondilitis, puede llegar a generar la aparición de espolones, formaciones óseas que dificultan la movilidad de las vértebras de la columna.

La espondilosis es una enfermedad degenerativa que afecta a los discos intervertebrales y a las vértebras de la columna. Para comprenderlo, hay que "diseccionar" cómo está formado el sistema articular de la columna vertebral.

Hay dos partes implicadas en la espondilosis: la degeneración de los discos intervertebrales y la degeneración del cartílago de las articulaciones entre vértebras.

Los discos intervertebrales están formados por ánulo fibroso, lamela y un núcleo pulposo. El ánulo fibroso, formado por fibras de colágeno, puede sufrir desgaste debido a factores funcionales (como malos hábitos posturales crónicos, sobreesfuerzos, traumatismos…) y también debido a cuestiones genéticas o simplemente al proceso natural de envejecimiento.

Disco_vertebrasCuando este ánulo fibroso se desgasta, deja expuesto al núcleo pulposo, de textura gelatinosa. A medida que esto ocurre, el grosor del disco va disminuyendo, pudiendo provocar una hernia de disco: el roce de hueso con hueso sin disco intervertebral provoca dolor y puede pinzar algún nervio (provocando síntomas como el hormigueo en brazos y manos, por ejemplo).

En cuanto a las articulaciones de las vértebras, están recubiertas de cartílago, y esto permite al sistema mantenerse lubricado y articular propiamente, es decir, hacer los movimientos de flexión y extensión de la columna. 

Con la espondilosis, el cartílago de las articulaciones también se degenera y además esta degeneración provoca la formación de osteofitos u espolones: huesos "nuevos" que si se añaden al final de cada vértebra pueden dificultar el suministro de sangre a la vértebra, el pinzamiento de nervios o el endurecimiento de los ligamentos que mantienen la flexibilidad de la columna.

El resultado ofrece una gran variedad de síntomas de la espondilosis de diferente importancia en función de la gravedad de la espondilosis:

  • Espondilosis cervical: rigidez y dolor en la zona del cuello, con posible irradiación a brazos y manos. Si un nervio resulta comprimido, se experimenta pérdida de fuerza en brazos y manos.
  • Espondilosis torácica y lumbar: dolor en los movimientos de flexión y extensión de la columna (al "doblarnos"), dolor en la zona lumbar que se agrava al permanecer mucho tiempo sentados, rigidez matutina, etc.

El tratamiento de la espondilosis con fisioterapia y osteopatía

Al ser una enfermedad de carácter degenerativo, el tratamiento será paliativo, es decir, encaminado a la disminución del dolor para mejorar la calidad de vida del paciente. La fisioterapia y la osteopatía pueden ayudar mucho utilizadas como un tratamiento periódico y regular.

El fisioterapeuta trabajará en el mantenimiento de la elasticidad de la musculatura que rodea a la columna (ya sea en la zona cervical, torácica o lumbar) mediante estiramientos y masaje en la zona para eliminar contracturas. Asimismo trabajará el fortalecimiento de esa musculatura de cara al futuro, mediante la realización de ejercicios isométricos.

Las técnicas de osteopatía consistentes en la tracción controlada de las articulaciones vertebrales ayudan a crear espacio entre las vértebras y aliviar la compresión. Un fisioterapeuta colegiado especializado en osteopatía puede realizar movilizaciones articulares sin riesgo.

Otros artículos  publicados en el BLOG:

Indice alfabético por temas de los artículos publicados en el blog

Hernias de disco: nuevas pistas contra el dolor

Hernias discales cervicales: la causa está en los músculos

Hernia discal y fisioterapia 

¿Hernia discal o protusión?. Diferencias

Hernia lumbar ¿es bueno nadar?

 

Publicado en: Blog Etiquetado con: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*