Enfermedad de Parkinson: la fisioterapia puede ayudar

ParkinsonLa Enfermedad de Parkinson es tristemente "popular" (todos conocemos el caso prematuro del actor estadounidense Michael J. Fox a los 30 años, o el de la inimitable Rita Hayworth ya en sus últimos días). En efecto, esta es una de las enfermedades neurológicas más frecuentes y debe su nombre a su descubridor en 1817, el británico James Parkinson

En los enfermos de Parkinson se produce un daño en las células nerviosas (neuronas) que controlan el movimiento. Estas neuronas son las encargadas de segregar dopamina, sustancia responsable entre otras cosas de la coordinación de nuestros movimientos; en el mal de Parkinson, estas neuronas en concreto aparecen dañadas o mueren directamente. 

Aún se desconoce el motivo por el que comienzan a dañarse estas células nerviosas. Lo que sí se sabe es que se trata de una enfermedad degenerativa que va deteriorando paulatinamente el estado físico de quien la padece, y que sus síntomas característicos son el temblor, la rigidez muscular y la acinesia (dificultad o ausencia de movimiento).

La fisioterapia puede ayudar, y mucho, a mejorar la calidad de vida de los enfermos de Parkinson, despertando a un cuerpo cuya tendencia es anquilosarse. En primer lugar, el tratamiento de fisioterapia permite aliviar el dolor típico de la rigidez muscular que se da en esta enfermedad, especialmente en la zona cervical y superior de la espalda.

En los centros de fisioterapia Al Fisio hemos comenzado además nuestro programa "Movimiento es vida", destinado a mejorar la movilidad de pacientes con Parkinson y Alzheimer. Así trabajan nuestros fisioterapeutas:

  • Fortaleciendo la musculatura debilitada o atrofiada, y estirando la musculatura acortada por la rigidez muscular: mediante contracciones isométricas, movilizaciones activas y estiramientos.
  • Corrigiendo las desviaciones posturales (reeducación postural): frente al espejo, tomando conciencia de la postura incorrecta y trabajando con ojos cerrados y abiertos.
  • Reeducando el equilibrio con ejercicios específicos de propiocepción.
  • Trabajando en el área orofacial (cara y boca) para recuperar la capacidad gestual y mejorar la función de masticación y deglución. 
  • Mejorando la función respiratoria, que puede verse afectada por la rigidez característica del Parkinson, mediante la realización de respiraciones diafragmáticas.
  • Mejorando también la función intestinal mediante el fortalecimiento de la musculatura abdominal para que recupere su tono muscular y sea capaz de realizar los movimientos peristálticos.

 Si padeces la enfermedad de Parkinson o tienes algún familiar que la padezca, podemos ayudarte. Llámanos al 91 326 39 52 y pregunta por el programa Movimiento es Vida.

Otros artículos del BLOG que te pueden interesar:

Indice alfabético por temas de los artículos publicados en el blog

Enfermedad de Parkinson: Nueva diana terapéutica

Enfermedades autoinmunes: un mal muy común

Enfermedades degenerativas del cerebro y la lectura

Enfermedades genéticas hereditarias: nuevo test para su detección

Enfermedades neurodegenerativas

Enfermedades reumatológicas. Entrevista al Doctor D. Jesús Tornero

 Enfermedades vasculares y vida poco saludable

Envejecimiento muscular: mecanismo biológico

Publicado en: Blog Etiquetado con: , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*