Pilates para mujeres embarazadas y el postparto

Durante el embarazo, se producen cambios físicos y posturales, como el sobrestiramiento de la musculatura abdominal y del suelo pélvico debido al crecimiento y peso del bebé. Esto tendrá como consecuencia un debilitamiento de dicha musculatura pudiendo producirse pérdidas de orina y dolor en la espalda. La hormona relaxina, que se segrega durante la gestación, hace que tus ligamentos se estiren más de lo normal, y si los sobrecargas en exceso, puedes incluso sufrir una lesión.
Entender lo que pasa durante al embarazo te ayudará a comprender el porqué de las molestias y los cambios posturales y fortalecer tu cuerpo para disminuir las consecuencias de los mismos.
La práctica del método Pilates ayuda a sobrellevar las molestias físicas durante la gestación. Te ayudará a mantener los huesos de la columna lumbar en una postura correcta, así como la pelvis, que durante los nueve meses va adaptándose para el paso del bebé.
La práctica de Pilates reduce los dolores lumbares y mediante sus ejercicios tonifica y revitaliza algunas zonas de interés para la mujer embarazada; como el abdomen, los senos (pectorales) y la cadera en su totalidad (la pelvis).
Además Pilates ofrece un entrenamiento físico para el parto. Parir es un acto natural y activo del cuerpo debido a que el bebé se mueve y transita para salir del cuerpo de la madre. Por esta razón sentir el cuerpo y tomar conciencia del mismo nos preparará para el parto.
pilates-embarazo
Muchos son los beneficios de practicar Pilates y no solo durante el embarazo; el momento del parto y la recuperación tras el mismo también se verán beneficiados:
Durante la gestación:
• El trabajo de la pared abdominal, fundamental en el trabajo de Pilates, favorecerá a la expulsión en el trabajo de parto.
• Prevenir la aparición de diastasis de los rectos, es decir, la separación anormal de los músculos de pared abdominal.
• Mejora postural disminuyendo la hiperlordosis lumbar (curva lumbar) causada por el aumento de tamaño y peso del abdomen
• Menos tensión muscular, a través de la relajación y estiramientos.
• El trabajo de piernas, estimulará la circulación sanguínea.
• El fortalecimiento de la musculatura de los brazos para adaptar la postura al aumento de peso y volumen del pecho.
• Disminución de las pérdidas de orina por el fortalecimiento del suelo pélvico
• Mejoría del sueño y de la concentración
• Mejoría del mecanismo respiratorio debido a una mejor oxigenación de los tejidos y del bebé.
• Disminución de problemas y dolor de espalda.

Durante el parto:
• Partos de menor duración, menos cesáreas y episiotomías
• Mayor control y conciencia corporal de las posturas durante el parto.
• Aumento de la resistencia y control de la relajación.
Después del parto:
• Rápida recuperación del posparto, fortaleciendo la zona abdominal y del suelo pélvico.
• Reducción de los síntomas de incontinencia urinaria.
• Mejora de la circulación y estreñimiento.
Además los beneficios se trasladarán al post parto. La recuperación de suelo pélvico y de abdomen se producirá antes. El trabajo de fortalecer la musculatura ayudará a la madre a la demanda de atender al bebe. El trabajo con las piernas y especialmente con los brazos y la alineación de los hombros es muy importante para mantener una buena postura en la lactancia
¿Cuándo practicar Pilates en el embarazo?
Se recomienda empezar a practicar el Método cuando las molestias de los primeros meses de embarazo comiencen a desaparecer, normalmente a partir del segundo trimestre, y siempre con la autorización médica.
El realizar Pilates durante el embarazo disminuye considerablemente el riesgo de padecer hipertensión, lumbagos, infecciones urinarias, edemas, varices, etc.
La práctica del Método Pilates está absolutamente contraindicada en algunas circunstancias como: hipertensión o enfermedad cardíaca, rotura prematura de membranas, trabajo de parto prematuro, incompetencia del cuello uterino o abortos habituales, sangrado, placenta previa, diabetes materna, enfermedad pulmonar. En los casos de hipo o hipertiroidismo, hipertermia, anemias, fatiga extrema, contracciones uterinas o de obesidad excesiva, es recomendable la práctica del Método, desde cuando esté previamente autorizada por el médico.
¿Me puedo apuntar a cualquier grupo?
Lo aconsejable sería practicarlo dentro de un grupo específico para embarazo, y no en grupos generales, ya que los ejercicios se adaptarán a las características de la mujer en cada momento del periodo de gestación. Suelo pélvico y relajación serán elementos que no deben de faltar en una sesión de embarazo, incluyendo consejos especiales para el parto y el postparto. Además el estar con otras mujeres también embarazas ayudan a la tranquilidad al compartir las inquietudes normales de este periodo.
El trabajo en máquina tampoco debería faltar ya que nos ayudará y nos dará el soporte adecuado para el trabajo y el control postural. Los muelles nos proporcionan resistencia y asistencia en los movimientos .
En Alfisio, llevamos tiempo desarrollando esta actividad. Formamos grupos específicos, de no más de 6 mamás, y siempre está impartida por uno de nuestr@s fisioterapeutas especialistas en embarazo y suelo pélvico. Además contamos con atención especializada para el postparto. Los cambios durante el embarazo son progresivos pero en el parto y postparto son momentáneos.
Si tienes cualquier duda, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

Publicado en: Blog Etiquetado con: , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*