Fascitis plantar: cuando caminar es una tortura

FascitisEstás tan normal; no has hecho nada raro o diferente, pero de un tiempo a esta parte, cada vez que te levantas para echar a andar, parece como si te clavaran puñalitos en el talón. Se pasa, vuelve, y así hasta que tienes que ir al médico porque caminar duele, literalmente.

La fascitis plantar es una lesión muy común. No es grave, pero puede llegar a ser muy molesta, y derivar en otras patologías si no se trata. Para comprender la forma de prevenirla y de tratarla una vez que ha aparecido, primero debemos saber en qué consiste.

La fascia es un tejido conectivo que rodea toda la musculatura del cuerpo como si fuera una red. La fascia plantar está situada en la planta del pie. Se origina en la base del hueso calcáneo (el hueso redondo que conforma nuestra parte de atrás del pie) y después se inserta en los dedos, en los metatarsianos.

La fascitis plantar aparece cuando se produce una inflamación de toda esa fascia como consecuencia de un exceso de tracción en la planta del pie. El dolor se localiza en la planta del pie, en la parte media donde comienza el hueso calcáneo. Suele ser en forma de un dolor agudo sobre todo al levantarse por la mañana o tras un periodo de inacción, cuando la musculatura está fría y rígida.

En algunas ocasiones se relaciona a la fascitis plantar con el espolón calcáneo, una solidificación ósea en el talón que a la exploración radiológica aparece como un "pico" que le sale al hueso del talón. Pese a que el espolón calcáneo se produce por un exceso o inadecuación de la tracción plantar, no puede decirse que una fascitis plantar derive siempre en espolón.

Entre las causas de la fascitis plantar se encuentra el uso de un calzado inadecuado -demasiado plano o demasiado alto-, una pisada incorrecta que ejerza una tracción irregular sobre la planta del pie, un periodo de excesiva actividad deportiva (o comenzar a hacer deporte de golpe después de una larga temporada sin hacerlo).

Para prevenirla, por tanto, hay que tratar de evitar todo lo anterior: llevar un calzado que reparta el peso del cuerpo en toda la planta. No debe ser demasiado plano ni muy alto, lo ideal es llevar el talón ligeramente elevado. A la hora de practicar deporte, el calzado es igualmente importante, y si el deporte no se practica con regularidad, cuando se vuelva a entrenar hay que seguir una rutina que vaya aumentando la intensidad progresivamente para evitar la fascitis plantar y otras lesiones peores causadas por la sobrecarga muscular.

Si ya padeces una fascitis plantar, existen diversas formas de tratamiento: el tratamiento de fisioterapia regular está orientado en primer lugar a desinflamar la fascia (por lo que la radiofrecuencia funciona bastante bien), a estirar y liberar la fascia de la planta del pie. El fisioterapeuta, además, puede realizar un vendaje funcional que libere la tensión de la zona del talón.

Es importante adecuar el calzado según las indicaciones anteriores y, si es posible, utilizar una plantilla para el talón que reparta mejor la tracción muscular. En última instancia se puede recurrir a los corticoides inyectados en la inserción plantar, cuando el dolor es muy agudo.

Otros artículos del BLOG que te pueden interesar:

Indice alfabético por temas de los artículos publicados en el blog

Fascitis plantar: no puedo caminar

Ondas de choque para el tratamiento de la fascitis plantar 

Publicado en: Blog Etiquetado con: , , , , , , , , , , , , , , , ,
2 comments on “Fascitis plantar: cuando caminar es una tortura
  1. Viviana palma cid dice:

    Yo estoy padeciendo de esta terrible patología porque se dificulta el caminar y el dolor es horrible,mi traumatólogo me diagnosticó fascitis plantar uso plantillas y lleve a la infiltración estuve dos días bien y luego comenzaron los dolores nuevamente,no hizo el afecto que se esperaba,me duele en la mañana,no puedo pisar y me duele el yendon que recorre los gemelos y el muslo de la pierna,eso me lleva a cobrar mucho estoy desesperada ya no se que hacer llevó tres meses así entre exámenes,médico y tratamientos y no veo mejoría,también me empezaron a molestar los dedos de los pies,al caminar siento que no los apoyo en el suelo.

    • Al Fisio dice:

      Hola Viviana, para la fascitis plantar tiene muy buen resultado el tratamiento con ondas de choque y también la radiofrecuencia. Además el tratamiento de la musculatura de los gemelos y la movilización de las articulaciones del tobillo y el pie ayuda a la recuperación. En casa, darte masaje en la planta del pie por las noches con una botella de agua congelada unos 10 minutos y estirar aliviará la tensión de todo el día.
      Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*