Evita lesiones en el gimnasio

GimEntramos en la recta final antes del verano para preparar nuestro cuerpo antes del temido "destape" y son much@s los que deciden ir al gimnasio para mejorar su aspecto físico. ¡Buena decisión! pero ten en cuenta que no existen los milagros y que es muy importante tener paciencia y constancia para recoger los frutos deseados. 

Además será muy importante que pongas mucha atención al trabajo que vas a realizar para que tus movimientos sean correctos y seguros evitando así lesionarte, lo que te alejaría del objetivo que te has propuesto.

Hoy te mostramos cuáles son las causas más comunes de lesiones en el gimnasio para que puedas evitarlas al entrenar:

 

  • No calentar: El calentamiento es imprescindible para aumentar el flujo de sangre hacia los músculos y articulaciones lo que hace que los movimientos se comiencen con mayor agilidad, flexibilidad y amplitud. Si comenzamos en frío con la máxima intensidad, la musculatura puede sufrir una respuesta defensiva y contraerse bruscamente dando lugar a roturas y desgarros.
  • Hombros y espalda mal alineados: Es muy común realizar ejercicios con los hombros y la espalda redondeadas, lo que dará lugar a sobrecargar la zona alta de la espalda, además de desviar el esfuerzo a zonas no deseadas. Para trabajar correctamente y no dañar la espalda ni sufrir contracturas posteriores, debemos mantener la espalda y los hombros rectos y alineados, relajando la tensión a la mínima posible para mantener la posición. Una imagen que nos puede ayudar es pensar en "alejar los hombros  de las orejas, intentando llevar los omóplatos o escápulas hacia los bolsillos del pantalón, dejando que nuestras clavículas sonrían entre ambos hombros".
  • Hiperflexión o hiperextensión de las articulaciones: Llevar las articulaciones como rodillas, codos, caderas o muñecas más allá de los 90 grados, como cuando por ejemplo realizamos sentadillas o zancadas o al hacer flexiones de brazos, también corres riesgo de dañar la articulación y el nervio que pasa por ella con cada repetición al comprimir en exceso el espacio interarticular. Igualmente llevar al máximo la extensión, bloqueando las articulaciones, puede producir choques articulares y deterioro del cartílago articular.
  • Carga excesiva de peso: Cuando utilizamos  un peso excesivo, nuestra postura se ve alterada para poder hacer frente a la demanda que la carga nos supone para poder realizar el ejercicio. Además, el esfuerzo muy intenso nos crispa la musculatura y hace que otras partes del cuerpo que no deben participar del ejercicio se pongan en tensión, y en muchas ocasiones, emplearemos  un impulso para poder mover la carga lo que descontrolará el recorrido  produciendo gestos brusco que pueden producirnos lesiones.
  • No estirar al finalizar: Estirar además de ayudar a volver a la calma, previene la hipertonicidad muscular, ayuda a evitar contracturas musculares y disminuye el dolor postentrenamiento,  mejorando la circulación sanguínea y la elasticidad muscular, favoreciendo una mejor recuperación tras el esfuerzo.
  • Entrenar en exceso: Es muy importante alternar periodos de descanso tanto en las rutinas como entre los días de entrenamiento para dejar que la musculatura se recupere para poder estar al 100% , ya que el cansancio produce debilidad y falta de respuesta neuromuscular lo que nos puede llevar a sufrir algunas de las lesiones indeseadas.

Estas son las causas más comunes de lesión en el gimnasio que  debes  evitar para poder alcanzar un entrenamiento productivo y sobre todo, seguro. Y ¡Adelante!…

Publicado en: Blog Etiquetado con: , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*