Cuida tus pies: ¡Ojo con las chanclas!

Chanclas

Durante el verano buscamos utilizar un calzado cómodo, que de libertad a nuestros pies, y el rey es la "chancla" o zapatillas de dedo.

En un principio, pudiera parecer un calzado saludable porque evita que nos sude la piel y por tanto las rozaduras.

Pero si nos fijamos encontramos varios inconvenientes para el uso continuado de la chancla:

 

. La suela en fina y plana, lo que hace que el peso del pie se distribuya de manera anómala, produciendo un derrumbamiento del arco plantar, lo que hará que la zona lumbar termine cargándose por una mala distribución del eje de gravedad.

. El pie está sujeto sólo por un punto, lo que hace que la musculatura trabaje más, provocando sobrecargas, y la larga lesiones en los tendones y ligamentos.


. Mayor inestabilidad, lo que supone un mayor riesgo de torceduras o esguinces.

Caminar con chanclas no es lo mismo que caminar descalzo, que si que tiene beneficios sobre nuestra pisada, ya que se estimula la musculatura intrinseca del pie y los propioceptores.

Evitaremos el uso continuo de la zapatilla de dedo, y nunca las utilizaremos para caminatas y mucho menos en terrenos inestables.

Publicado en: Blog Etiquetado con: , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*