Lo que tu fisioterapeuta puede hacer por tí si le visitas

MasjeIr al fisio no debe dejarse sólo para cuando uno sufre una lesión o cuando uno tiene un dolor insoportable. El fisioterapeuta te puede ayudar a prevenir lesiones y dolor, puede valorar tu situación personal y hacerte recomendaciones adaptadas a tus necesidades concretas.

En esta era de internet, buscamos y encontramos portales de salud donde nos dan consejos y recomendaciones para prevenir lesiones, ejercicios, etc., pero esto nunca puede sustituir la asistencia y la valoración personal que nos puede ofrecer nuestro fisioterapeuta.

Aquí van algunos ejemplos de cómo puede ayudarte tu fisio:

Labor asistencial: Cuando sufrimos una lesión que cursa con dolor o impotencia funcional, es decir, nos limita en nuestra vida cotidiana, debes acudir al fisioterapeuta. En un primer momento haremos un tratamiento pasivo con masaje, movilizaciones, calor, frío, corrientes, etc. y que irá requiriendo, poco a poco, de un tratamiento activo, donde tú participarás en el proceso de recuperación con ejercicios programados, movilizaciones asistidas o resistidas, estiramientos, etc.

Valoración funcional: En muchas ocasiones acudimos al fisio con un diagnóstico médico concreto sobre la lesión que padecemos, pero el fisioterapeuta te realizará una valoración que complementará dicho diagnóstico. Puede que acudas por una tendinitis de supraespinoso en el hombro, pero es posible que dicha tendinitis la haya desencadenado una mala posición o tensión en la zona del cuello. El fisio no se conformará con el problema local, hará una valoración global.

Evitar recaídas: Además de resolver el problema concreto por el que has acudido a consulta, el fisioterapeuta te aconsejará y reeducará para que evites los gestos y posturas que causan dicho problema. Analizará y valorará tus pautas cotidianas con el fin de evitar que vuelvas a recaer. La atención es personalizada y eso no te lo puede dar ningún blog, por muy bueno que sea.

Labor preventiva: Está muy bien que te den recomendaciones para que no se vuelva a producir una lesión pero es mucho mejor que la lesión no se produzca nunca. Si acudes a consulta sin haber sufrido una lesión (siempre es posible que la puedas sufrir en el futuro, ya sea en el deporte, en el trabajo o en cualquier otro ámbito) el fisio te puede dar recomendaciones personalizadas sobre recomendaciones de ejercicio, actividad deportiva que te puede venir bien, forma de realizar tus tareas cotidianas o trabajo para minimizar el riesgo de lesión…

Este último punto es el más difícil porque estamos acostumbrados a acudir al fisio cuando ya existe dolor o lesión, pero es muy importante que nos acostumbremos a prevenir, que profundicemos en el conocimiento sobre hábitos saludables y que asumamos la responsabilidad  que tenemos sobre nuestra propia salud.

Desde un blog, podrás  consultar y aprender pero siempre como pautas generales sobre salud. Para todo lo demás ¡acude a tu fisio! (o al profesional sanitario que corresponda).

FUENTE: vitonica

Publicado en: Blog Etiquetado con: , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*