Ejercicio físico y enfermedades crónicas

Enfermedades cronicas Aunque la consigna "más vale prevenir que curar" sea incuestionable para nosotros, es fácil de olvidar cuando de nuestro cuerpo se trata. Vivimos en una cultura donde el placer y la satisfacción inmediata priman. Cuando padecemos una enfermedad crónica nos resulta difícil adoptar las medidas necesarias para mantenerla a raya. 

Pero una vida sana es sinónimo de una alimentación equilibrada combinada con la práctica de ejercicio físico de manera regular. Los beneficios del deporte son muchos e incluyen la prevención de algunas de las enfermedades crónicas más comunes, como por ejemplo las patologías coronarias. Dieta y ejercicio son imprescindibles. Pero dieta entendida no como privación, sino como mejora de los hábitos alimenticios que no está reñido con el paladar. "Somos los que comemos".

Existen múltiples estudios realizados por expertos de los Institutos de Medicina de Estados Unidos sobre alimentación, indicadores de salud y prevención de enfermedades crónicas, de los que se desprende que una dieta equilibrada en carbohidratos, grasas y proteínas, más una hora diaria de ejercicio, alcanzarían para prevenir ciertas enfermedades crónicas.

El estilo de vida sedentario, el consumismo y la alimentación inapropiada son hábitos que están haciendo que la obesidad esté cada día más presente en las calles y especialmente entre nuestros niños. El consumo de alimentos ricos en grasas y azúcares está a la orden del día. Esto es producto del ritmo de vida que llevamos y de la sociedad de consumo, que irónicamente, nos vende alimentos nocivos y luego nos pide que seamos delgados y saludables. 

Enfermedades como la diabetes, la artritis, la hipertensión, la artrosis, etc., se ven beneficiadas de la práctica de ejercicio físico. Es cierto que al principio parece difícil comenzar a hacer ejercicio. Pero es cuestión de decisión y de encontrar el lugar y la práctica más adecuada para nosotros y para nuestra situación. Si padecemos alguna enfermedad sería recomendable consultar con un médico o con un fisioterapeuta antes de comenzar. 

Buscarnos trucos para convertir la práctica en un hábito como  elegir una hora que nos facilite como las horas del medio día o nada más salir del trabajo o en el rato que llevamos a los niños a sus actividades extraescolares, buscar un lugar cerca del trabajo o de casa, o encontrar un tipo de ejercicio que nos resulte más lúdico y atractivo, como por ejemplo, bailar.

Es una realidad que el cuerpo se adapta a todo, y si le damos sedentarismo, el cuerpo se queda quieto y comienza a ahorrar sus recursos, pero si le damos ejercicio, el cuerpo, comienza a trabajar y una vez que lo haga, tenderá a seguir haciéndolo. Claro está, que debemos superar la prueba inicial, pero después el cuerpo se acostumbra y aunque no lo crean, llegamos a disfrutarlo profundamente.

La prevención de enfermedades crónicas, puede ser una motivación para que nos embarquemos en cambiar nuestros hábitos. No es necesario que nos convirtamos en deportistas de élite, simplemente debemos comenzar a ejercitarnos con constancia. La caminata es un excelente comienzo y cualquiera puede practicarla, simplemente deberá acomodar el ritmo a sus posibilidades e ir aumentando ritmo, duración y distancia, a medida que vaya progresando. Otras actividades que podemos practicar son: montar en bicicleta, pilates, natación, gimnasia acuática, etc. Todas ellas exigen poco esfuerzo y son ideales para el comienzo, pues ejercitan todos los músculos. Bailar dos o tres veces en la semana durante al menos media hora cubrirá con creces nuestra cuota de ejercicio.

Además ir a bailar o al gimnasio hace que además podamos ampliar nuestro círculo social, y pasaremos un rato desconectados de nuestra rutina diaría. ¿Qué más se puede pedir?  Todo es cuestión de organizarte y de tomar la decisión de comenzar. ¡Adelante! La salud es tu mayor tesoro.

Publicado en: Blog Etiquetado con: , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*