DLM: Drenaje Linfático Manual

Dlm El Drenaje Linfático Manual o DLM, es una forma de masaje destinado a mejorar las funciones esenciales del sistema linfático por medio de maniobras precisas, proporcionadas y rítmicas que actúan activando y mejorando la circulación linfática y favoreciendo la eliminación de sustancias de desecho.

El sistema linfático está constituido por una red de capilares o conductos muy finos que se extienden por todo el cuerpo como una tela de araña muy tupida. Actúan de manera sincronizada con el sistema venoso de retorno.

Su función es recoger y eliminar líquidos, proteínas y complejos moleculares que han quedado atrapados entre los tejidos (espacio intersticial). El líquido linfático al circular, arrastra sustancias atrapadas y limpia los tejidos.

 

Sus capilares se van agrupando formando vasos más grandes que terminan vertiendo al torrente venoso. Antes, el líquido linfático pasará por los ganglios linfáticos, distribuidos por toda la red. Su función principal la formación de anticuerpos y la de poner en contacto los agentes patógenos y/o antígenos con las células defensivas que circulen por el torrente linfático e iniciar la respuesta inmune.

El DLM, favorece la circulación linfática, por lo que estará indicado en patologías donde se produzca edemas y retención de líquidos. Estará indicado en:

– Hematomas.

– Distensiones.

– Tratamiento post luxaciones articulares.

– Roturas de fibras.

– Tratamiento post fracturas.

– Edema linfostático locales por intervención quirúrgica.

– Linfedema o edema linfostático primario.

– Edema venoso postural.

– Varices venosas.

– Edema PRE menstrual.

– Edema venoso del embarazo.

– Cuando hay edema por obstrucción linfática.

– Edema post traumatismo quirúrgicos (QX).

Mastectomías.

– Estética: celulitis, arrugas, bolsas en lo ojos, pérdida de cabello, retención a nivel de senos, etc.

Contraindicado en:

– Cáncer.

– Infecciones Agudas.

– Trombosis, flebitis, tromboflebitis.

– Insuficiencia cardiaca.

– Varices tortuosas y con relieves.

– Inflamación crónica.

– Hipotensión arterial.

– Insuficiencia renal crónica.

Es fundamental que lo realice un profesional cualificado, fisioterapeuta, que conozca las diferentes técnicas de drenaje, así como la anatomía y fisiología del sistema linfático.

Publicado en: Blog Etiquetado con: , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*