Mochilas escolares, enemigas de la espalda

Las-mejores-mochilas-escolares-3El debate sobre este tema es muy amplio; la mayoría de los padres no entienden por qué es necesario transportar a la ida y a la vuelta de la escuela ese volumen de libros en la mochila (en mis tiempos dejábamos los libros en la “cajonera” de nuestro pupitre, y eso impedía que tuviéramos que estar con los libros todo el día de acá para allá).

Debates o no, la realidad es que la mochila de los escolares pesa una media de 5Kg, lo que equivale al 11,9% del peso corporal medio de los niños y niñas de entre 10-12 años. El límite para evitar efectos perjudiciales para la salud es cargar un peso no superior al 10% del peso corporal. Si tenemos en cuenta que nuestros niños cargan con este peso dos veces al día durante cinco días a la semana, podemos imaginar las consecuencias que tiene esta realidad sobre sus espaldas.

En un estudio realizado en Baleares, el 60% de los niños referían dolor de espalda a diario, y es significativo que el 45% de los niños padecían dolor de espalda, y en el caso de las niñas la cifra ascendía a más del 75%. Lo que demuestra la correlación entre el peso corporal y el peso cargado en la mochila para la aparición de dolor.

Las “consecuencias negativas para la salud” de ese exceso de equipaje con el que van nuestros niños por la vida, van desde la aparición de fatiga, problemas de descanso adecuado hasta lesiones, escoliosis, etc.

¿Qué puedes hacer para prevenir el dolor de espalda en tu hij@?

Lo primero, inculcarles una adecuada higiene postural: enseñarles la forma correcta de sentarse (también pasan muchas horas sentados) y cómo cargar el peso para minimizar el daño. El Pilates puede ser una muy buena opción, siempre y cuando esté impartido por fisioterapeutas que pueden enseñarles los principios de la biomecánica, cómo moverse de forma beneficiosa para su cuerpo.

Adiós al sedentarismo: promover la práctica regular de algún deporte que mantenga su musculatura flexible y tonificada. Los móviles, las tablets, las horas perdidas frente a la TV, juegan en contra de su espalda y consumen su energía. Practicar deporte les ayuda a despejarse del estudio y generar endorfinas, les ayuda a socializar y favorece el mantenimiento del lado lúdico de la vida.

Si existe ya un problema de escoliosis y tras un diagnóstico médico, el tratamiento con fisioterapia puede ayudarle a reeducar su postura y corregir hasta cierto punto la desviación. Por su complejidad, la escoliosis merece un post aparte, ya que intervienen muchas variables y la solución dependerá del grado de desviación de la columna, la edad del niño, etc.

Puedes consultar tus dudas con nuestros fisioterapeutas colegiados en Al Fisio, llamando al 91 7500610.

Publicado en: Blog Etiquetado con: , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*