Fisioestética: Masaje facial

Masaje facial El masaje, tiene muchos beneficios sobre la musculatura y la piel: tonifica, descontractura, mejora la circulación sanguinea y linfatica, ayuda a la eliminación de toxinas, mejorando el aporte de nutrientes y de oxigeno a nivel celular.

 Por ello el masaje facial contribuye a reafirmar la musculatura y la piel del rostro. Al mejorar la circulación se estimula la formación de colágeno y elastina evitando la aparición de arrugas y manteniendo el óvalo de la cara firme.

La piel aparecerá más tersa y luminosa. Los principios activos de las cremas de belleza penetrarán más profundamente en la piel durante los masajes faciales o inmediatamente después de realizados.

Si además ayudamos al masaje facial con unos buenos productos comésticos, como los de Narura Bisse, o con la aplicación de radiofrecuencia o cualquier otro tratamiento facial específico, aumentaremos sus beneficios.

En casa, sería muy conveniente realizar el masaje, por la noche, con una buena crema nutritiva  o hidratantes específica a nuestro tipo de piel.

¿Cómo puedo practicar mi propio masaje facial?

Lo primero, limpiaremos nuestra piel del rostro y cuello con una crema desmaquilladora y pasaremos nuestro tónico para reestablecer el PH de la piel y sacar el mayor rendimiento a la crema que nos apliquemos .

Es importante que los dedos deslicen bien para evitar dar tirones en la piel. Podemos usar también algún aceite esencial como rosa mosqueta, almendras o germen de trigo.

1. El masaje incluye cuello y escote y comenzaremos deslizando los dedos desde el escote hacia el mentón, realizando ligeros movimientos hacia arriba con ambas manos abiertas.

2. Bajo el mentón, se golpea de forma suave y continuada con las dos manos a la vez, la zona con el torso de los dedos, es decir con las manos abiertas y las palmas hacia abajo.

3. En las mejillas, con los dedos estirados hacia la sien, se intercalan con la yema de los dedos y pequeños pellizcos. No arrastraremos la piel ni la estiraremos al límite, de lo contrario el masaje en lugar de favorecer perjudicará.

4. En los surcos nasolabiales se colocan los dedos pulgares en ambos lados de la naríz, ejerciendo una ligera presión con movimientos rotativos.

5. En la zona ubicada sobre el labio superir el masaje facial consistirá en presionar suavemente la piel realizando círculos con la yema de los dedos índice y mayor, desde el centro del labio hacia las comisuras, tanto arriba como abajo.

6. En los párpados se hace en un círculo alrededor del ojo desplazando suavemente la yema del dedo mayor. Se comienza del lado externo y gira alredor del ojo, siempre de afuera hacia adentro tomando el borde del hueso como referencia.

7. En la frente, se comienza sobre la nariz, presionando el llamado tercer ojo, luego con ambas manos se hacen movimientos hacia arriba. El masaje encima del centro de las cejas eleva los párpados, esto puedes comprobarlo facilmente haciendolo primero de un solo lado para que puedas notar el efecto.

Realizaremos el masaje todas las noches y haremos cada pase de 10 a 20 veces, sin olvidarnos de acudir a nuestra fisioesteticista para  reforzar nuestros cuidados y recibir asesoramiento.

 

Publicado en: Blog Etiquetado con: , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*